Votos Nulos.

Rodolfo Torres Velázquez

 

Antiguamente era más sencillo votar. Sabíamos que nuestro voto sería válido si marcábamos un sólo recuadro en la boleta. A partir de la modificación legal respecto a las coaliciones, el votar se volvió un asunto más complicado, tanto para el elector como para quien cuenta los votos en la casilla (el escrutador).

 

La boleta puede tener ahora más de un recuadro marcado y el voto será válido si los partidos marcados forman parte de una coalición. El asunto se enreda cuando se tienen en cuenta las coaliciones parciales. Es decir, cuando algunos partidos están coaligados en la elección presidencial, pero esos mismos partidos no están coaligados en otras elecciones (senador, diputado federal, gobernador, diputado local o ayuntamiento). Si el elector quiere marcar más de un recuadro en la boleta, y quiere que su voto sea válido, deberá estar informado de todas las coaliciones existentes. Todo un reto.


El jueves pasado el Consejo General del INE tuvo a bien hacerlo aún más complejo. Por ajustada mayoría, aprobó nuevos criterios para distinguir los votos válidos de los nulos durante el conteo en las casillas el 1º de julio próximo. El acuerdo, por demás inoportuno, es generador de incertidumbre. Ese acuerdo permite ahora el uso de siglas, abreviaturas, sobrenombres, apodos o motes de los candidatos, en la boleta electoral. De tal modo que si se encuentra una boleta marcada en cualquier espacio, incluso ocupando gran parte de la superficie del anverso de la misma, el voto será considerado válido. Ello, a pesar de que la ley electoral describe con nitidez el mecanismo de escrutinio y cómputo en la casilla. En particular el artículo 291 ya establece los criterios, que hemos referido, para distinguir un voto válido de uno nulo.
El acuerdo del INE es a todas luces inoportuno. Ocurre a 21 días de la votación. Cuando ya se ha llevado a cabo la primera etapa de capacitación a los funcionarios de casilla, que son quienes escrutarán los votos. El 9 de mayo inició la segunda etapa de capacitación y ya se han llevado a cabo múltiples simulacros de la elección. El acuerdo deberá explicarse en breve tiempo a casi un millón 400 mil funcionarios de casilla en todo el país. En caso de que el Tribunal Electoral Federal invalide el acuerdo habría que informar nuevamente a ese elevado número de funcionarios respecto al cambio de criterio, y esos votos serían considerados nulos; lo que repercutiría en el cómputo de la elección (aunque el número fuese menor, cada voto cuenta). El horno no parece estar para esos bollos.


@rodolfo_torresv
facebook.com/rodolfotorresv/
rodolfotorres.com.mx

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *